Experiencias

Alguna vez me pregunté que era la libertad. Me lo preguntaba cada mañana, cuando me subía a un metro inmerso de sueños rotos. Me lo preguntaba en salas de reuniones. Me lo preguntaba mientras llegaba a casa con jaquecas a las que no le ponía nombre.

En el crepúsculo encantado de la metrópolis a veces sentía una fascinante soledad, y la sentía en otros: pobres y jóvenes oficinistas que rondaban los escaparates hasta que llegaba la hora de su solitaria cena en un restaurante; jóvenes oficinistas al anochecer, desperdiciando los momentos más intensos de la noche y de la vida.

—  Francis Scott Fitzgerald

Hace unos meses tomé una decisión.

Como este blog pretende ser una ventana a mi mundo, he hecho esta entrada de uno de los momentos más enriquecedores que viví en mi ruta por Indonesia, hace cosa de un año. Si decides seguir leyendo, descubrimos qué fue aquello que me hizo reflexionar tanto. Lo mismo a ti te hace verlo también de otra forma.

Seguir curioseando implica aceptar nuestra Política de Cookies 🍪 (es que están muy ricas), pero solo si tú quieres... ¡Lᴇᴇʀ ᴍᴀ́s!

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar