Vivo en un cuarto piso de una calle "tranquila" de Malasaña, junto a una gata que se llama Tequila y llegó a mi casa por casualidad. Nos ha costado comprendernos, pero ahora somos íntimas y le encanta dormir sobre mi pecho a cualquier hora del día. Entre mis planes, está adoptar un peludo que la acompañe. A ver si así le baja los aires con los que a veces se pasea por casa, pero todavía no es posible. No es posible porque primero hay que construir un sueño. Así que, en la búsqueda de todo esto, me crucé con el ¡PERSONAL BRANDING! 

Seguir curioseando implica aceptar nuestra Política de Cookies 🍪 (es que están muy ricas), pero solo si tú quieres... ¡Lᴇᴇʀ ᴍᴀ́s!

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar