Autorretrato modificado-35

¡Hola!

 

Mi nombre es Rocío y estoy encantada de que hayas aterrizado en mi mundo.

Nací en el 87 en Madrid y he tenido la suerte de vivir en un piso cerquita de Gran Vía. Para mi era una suerte porque me parece una ciudad mágica.

Ahora, sin embargo, me levanto cada día en una ciudad chiquitita donde me saludan con un ¡buongiorno! y unos brioches de cioccolato buenísimos.  Para mi fue todo un reto alejarme de una ciudad grande que me flipaba, sin embargo Italia ya me ha contagiado el gusto por el buen espresso y  el ¡mamma mia! Creo que la vida nos va guiando, nos va regalando a cada momento lo mejor para seguir creciendo y, podemos oponernos, o aventurarnos a ganar unos centímetros.

Yo me opuse a esa sabiduría que todos llevamos dentro y estudié una carrera que no me motivaba nada. Paso de rebajar las verdades, las cosas son como son.

Estudié ingeniería de telecomunicación, pero yo me siento escritora, alma creativa, algo así. Disfruto contando las historias que se desplazan en mi cabeza. Disfruto imaginándolas. Disfruto en una charla con amigas contando anécdotas con pasión y viendo como me miran con los ojos como platos. Me siento como si fuera ese Sam con las manos en un piano.

Me gusta leer al aire libre, también debajo de una mantita de pelo en invierno.  Si es escuchando a Coltrane, mejor. Si suena Twist and shout me subiré en cualquier sitio a bailar.

Cuando alguien que de verdad necesita algo, lo encuentra, no es la casualidad quien lo procura, sino él mismo. Su propio deseo y su propia necesidad le conducen a ello.

-Herman Hesse-

Me enamora la inteligencia, la creatividad y aquello que me recuerda que soy muy sensible, pero que no pasa nada. Sé que los días buenos son muy buenos y los malos hay que trabajarlos. Producto de esa sensibilidad es mi conexión con otras causas sociales, el medio ambiente y los animales. De hecho formé parte, junto a María y Rebeca, de una ONG maravillosa: Mundo Orenda , pero después del proyecto inicial sentía que debía seguir buscando mi camino para poder entregarme en otro lugar y, si algo he aprendido, es que al alma o se la escucha o nos acaba obligando a hacerle caso (y menos mal).

Mis estudios de ingeniería me aportaron el ingenio y la capacidad de ver el mundo desde otra perspectiva, pero a mi me gusta enfocarme en esas tareas creativas que me mandan a otra galaxia.

Entre todo este trajín hice un Máster de Marketing Digital en Aula CM, algún que otro curso de fotografía y nació mi primer libro: La gravedad en mis zapatos.

Creo que es posible dedicarse a lo que uno le apasiona, así que no paro de buscar mi camino. Hasta en los días rojos, como diría Holly. Por eso, no paro de escribir, de estudiar y de seguir cavando.  Y mientras saco tierra juego y me divierto.

Quizá, ese sea el truco.

 

Seguir curioseando implica aceptar nuestra Política de Cookies 🍪 (es que están muy ricas), pero solo si tú quieres... ¡Lᴇᴇʀ ᴍᴀ́s!

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar